Actualidad y Tendencias del mundo IT

Cómo superar los obstáculos hacia la transformación digital

Publicado por Richard Poore el 7/06/18 7:30

Young woman jumping over a gap in the bridge as a symbol of risk

La transformación digital es un hecho sin retorno. Anteriormente, describimos las principales tendencias para Latinoamérica: analizamos la situación de la región para los próximos años y resaltamos que tarde o temprano, para seguir siendo competitivas, las empresas no podrán desconocer el cambio de época y las innovaciones.

La realidad indica que, si bien las compañías poco a poco toman conciencia de la necesidad de renovarse, no todas se actualizan al mismo ritmo y es normal y entendible que así sea. Es que si no se planifica bien, el proceso de transformación digital puede llegar a ser difícil y complejo… 

De todas maneras, vale aclarar que la velocidad y agilidad con la que se implementan los nuevos procesos puede marcar la diferencia en un mundo tan vertiginoso como éste. ¿Cuáles son los principales obstáculos?

En este contexto, una buena estrategia es adelantarse a entender los problemas que probablemente se presenten en el camino para estar preparado y encontrar una respuesta adecuada a cada uno de ante mano. Sólo en una segunda instancia sería aconsejable explorar las opciones que existen sobre nuevas tecnologías.

Con el fin de compartir algunas herramientas que necesita para adquirir suficiente resiliencia, le presentaremos a continuación una lista de los principales retos que las organizaciones suelen enfrentar en un proceso de cambio: 

  1. La falta o disminución de presupuesto
  2. Tecnología muy antigua u obsoleta en planta
  3. Incapacidad para determinar un retorno de inversión a partir de la transformación digital
  4. Falta de capacidades, habilidades y experiencia en el equipo.
  5. Falta de visión y compromiso a nivel ejecutivo.

Obstáculos y desafíos

Si tuviéramos que clasificar de alguna manera estos retos, podríamos decir que los tres primeros son factores más cercanos a aspectos físicos, materiales, mientras que los dos últimos están más relacionados a factores subjetivos o humanos. Aunque cada uno tiene sus particularidades, siempre son más complejos de superar aquellos relacionados con los componentes estructurales de una organización. Los primeros tres de nuestra lista, por su parte, son más propios de la coyuntura, menos restrictivos y más "moldeables".

En relación a la falta de presupuesto, por ejemplo, con la información adecuada se puede analizar en qué momento es factible darle prioridad a ciertos gastos y no a otros, para lograr una mayor eficiencia y generar ahorros que hagan posible acelerar el proceso. 

Por otra parte, no hay dudas de que, si está pensando en llevar adelante un proceso de esta naturaleza, actualmente Ud. cuenta con tecnología obsoleta o no adaptada a las necesidades de su empresa. Debería en ese caso integrar o, en última instancia, descartar la tecnología que ya no sirve, con el riesgo de tener que afrontar, en el corto plazo, menores ganancias o mayores erogaciones.

Sin embargo, las ventajas de adquirir nuevas tecnologías, como promover una mayor movilidad empresarial, redundará en el mediano plazo en mayor productividad y menores costos. Esto es lo que promueven, por ejemplo, los Espacios de Trabajo Digitales.

Workplace with tablet pc showing charts and a cup of coffee on a wooden work table close-up

 

En cuanto a la falta de capacidades en el equipo tenemos un gran desafío: es un factor que hará que, más temprano que tarde, se deban activar amplios mecanismos de capacitación y relevo que podrían demorar la incorporación de las nuevas tecnologías.

Sobre el último ítem, pesa un componente cultural difícil de ocultar. La modernidad requiere de liderazgos de vanguardia, disruptivos, que miren al futuro con un sentido de oportunidad, sin miedo al cambio. Los directivos dentro de una empresa marcan el camino y rumbo a seguir. Su visión será la brújula y decantará hacia abajo. De allí la importancia de crear y recrear una cultura que sea receptora de la modernidad y de las últimas novedades en materia de cambio tecnológico.

Otras consideraciones, también importantes, tienen que ver con preocupaciones en torno a la seguridad, privacidad de los datos y a la falta de un modelo flexible de implementación.

Más allá del panorama general del que estamos hablando vamos a detenernos en el último reto de nuestra numeración que nos queda por mencionar. 

Determinar el retorno de la inversión 

¿Cuáles son las causas de la dificultad para bajar a tierra el retorno de la inversión (ROI), a partir de la transformación digital? 

  • La transformación digital afecta a todo el modelo de negocios, por lo que calcular el ROI con los métodos tradicionales se torna problemático  o insuficiente.
  • El cálculo del retorno de la inversión se suele hacer sobre las áreas de la empresa donde la tecnología evoluciona más rápidamente, por lo que su estimación pasa a ser meramente especulativa e incierta.
  • Aún en los casos en que sí se pueda calcular el retorno (y hay casos para ejemplificar), los números no siempre hablan de una ganancia inmediata para la empresa.

Las empresas, en última instancia, deberían optar por comparar el costo de hacer las inversiones con el de no hacerlas. ¿Qué gano y qué pierdo si no hacemos nada? Esto podría dar la pauta de si es conveniente o no invertir en soluciones empresariales innovadoras y disruptivas.

Business meeting against black background

Una alternativa es recurrir a indicadores cualitativos (ya no solamente cuantitativos) para medir, a partir de la recolección de datos de manera sistemática, la satisfacción de los clientes, tanto internos como externos, con la tecnología introducida. Tener presente la experiencia del cliente en estas épocas donde el consumidor cambia su forma de decidir y comprar es crucial.

Existe, como se dijo, un consenso entre los hombres de negocios de que estamos en presencia de una tendencia irreversible, inexorable. El mundo va hacia un sólo lugar. Pero, ¿quién se subirá primero al carro? ¿Quién sobrevivirá y quién quedará atrás? Y, por último: ¿es la transformación digital un imperativo en todas las áreas de la empresa? ¿en cuáles sí y en cuáles no?

Hace un par de meses compartimos este E-book con las predicciones mundiales sobre IT en el 2018, elaborado por IDC. Nos dan una pauta de qué hacen las empresas, cómo están encarando la transformación digital y qué impacto se espera en el futuro cercano.  Lo invitamos a echarle una mirada:  

Descargue el E-book